Usamos cookies por ofrecer el servicio el mejor posible. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas.

El toque final: tratamientos de cristales

¿De qué se componen los cristales graduados? ¿Qué materiales existen? ¿Y cómo se aplican los diferentes tratamientos? Merece la pena dedicar unos minutos a estos aspectos.

En el fondo, cada una de las capas que forman los cristales de tus gafas pueden considerarse como un tratamiento del cristal base. La cantidad de tratamientos aplicados depende de las necesidades y preferencias de cada uno, si bien existen tratamientos recomendables para cualquier usuario, independientemente de qué tipo de gafas lleve. Convéncete tú mismo.

1. El cristal base

Por decirlo de alguna manera, este es el material bruto de la lente. El cristal base puede ser:


  • Cóncavo: con el centro más fino que los bordes, para corregir miopía.
  • Convexo: Con el centro más grueso que los bordes, para corregir hipermetropía.

Forma la base del cristal graduado, al que después se le aplicarán diferentes tratamientos.


Filtro UV

Los efectos positivos del sol son incuestionables, pero también lo son los negativos de los rayos ultravioletas (UV). En cuanto a los ojos, pueden dañar el iris y enturbiar la lente. Deberíamos evitar la radiación UV especialmente durante el verano. De ahí que sea especialmente importante que los cristales tintados de las gafas de sol cuenten con un buen filtro UV. Podemos diferenciar entre diferentes categorías de protección UV:


  • Categoría 0 = 88 % de transmitancia, protección UV insuficiente
  • Categoría 1 = 20 % de transmitancia, protección UV adecuada para Europa central
  • Categoría 2 = 6,5 % de transmitancia, buena protección UV
  • Categoría 3 = 0% transmitancia, protección UV máxima del 100 % (para alta montaña y en el mar)

Debido a los efectos nocivos de la radiación UV, hoy en día también existen en el mercado cristales transparentes con protección UV para gafas graduadas de ver. Estos cristales no requieren tintado, ya que los rayos UV son invisibles, pero por supuesto que pueden tintarse si el usuario lo requiere.

Cristales polarizados

Los cristales polarizados absorben prácticamente todos los reflejos, ofreciendo una protección óptima contra el deslumbramiento a cualquier nivel de luminosidad. En este caso, el tratamiento consiste en aplicar una capa polarizadora especial en el cristal de las gafas.

Cristales fotocromáticos

Estos cristales se oscurecen automáticamente, adaptándose a la luz solar, y se aclaran en condiciones de peor luminosidad. Aparte de la comodidad que nos brinda este efecto, los cristales fotocromáticos también ofrecen protección contra los rayos UV. Puedes encontrar más información sobre estos cristales en un artículo específico de esta guía.


2. Tratamiento extra endurecido

Nuestras gafas y sus cristales tienen que ser sumamente robustas para enfrentarse a los retos con los que las confrontamos cada día. Por ejemplo, cuando hacemos deporte o cuando las tratamos sin el cuidado que se merecen en el ajetreo del día a día, por no mencionar las gafas infantiles. Por eso, a los cristales orgánicos, que son relativamente blandos, se les suele aplicar una capa endurecedora. Por cierto: cuanto más fino es el cristal, más importante es esta capa de endurecido. Gracias a ella, los cristales orgánicos se hacen más resistentes y duraderos.

3. Tratamiento super antirreflejante

Este es otro de los tratamientos que se ha convertido en una parte fundamental de cualquier cristal graduado. Existen diferentes grados de tratamientos antirreflejantes, desde el básico hasta el super antirreflejante. No obstante, hoy en día exclusivamente se emplea el super antirreflejante, que reduce los reflejos en un 98 %. Su cometido es precisamente el de evitar la irritación de los ojos por molestias causadas por reflejos de luz.

Este tratamiento funciona según el principio de interferencia óptica. Para ello, se vaporizan diferentes capas sobre el cristal, unas sobre otras, para que determinadas ondas de luz no puedan atravesar el cristal, evitando así que se produzcan reflejos. Cuantas más capas se vaporicen sobre el cristal, más eficaz resulta el tratamiento antirreflejante.

Ventajas: Unos cristales antirreflejantes permiten una visión clara sin reflejos desagradables. Además, desde fuera tus ojos tendrán una apariencia más natural y las personas que tengas enfrente no se verán reflejadas en tus cristales. A la hora de conducir y cuando estés frente a la pantalla del ordenador, la capa antirreflejante permite una visión más relajada y una mayor concentración.


4. Tratamiento de anti suciedad

La capa de anti suciedad es un tratamiento sumamente práctico, que a veces también se denomina «clean coat». Es un recubrimiento posible gracias a los últimos avances en nanotecnología, que alisa completamente la superficie del cristal, evitando que la suciedad y el polvo se adhieran a él. El Efecto Loto también tiene propiedades parecidas. Gracias a su efecto antiestático, los cristales repelen el agua y la grasa.


Encuentra las gafas perfectas:

¿Te ha parecido útil esta información?


¿Tienes dudas?

Nuestros ópticos estarán encantados de ayudarte

Escríbenos: Línea gratuita:
servicio@misterspex.es 900 80 12 37

* Suma del precio regular de la montura y del precio de venta al público recomendado (P.V.P) del par de cristales orgánicos unifocales con tratamiento super antireflejante y extra resistente (índice de reducción: 1,5), con valores de corrección: Esf. +6.0/-6.0 dpt; Cil. +2.0/-2.0 dpt.

** Cristales orgánicos unifocales incluidos en el precio de la montura para una esfera comprendida entre –6,0 y +6,0 dpt. y un cilindro de entre –2,0 y +2,0 dpt. Los cristales son endurecidos e incluyen tratamiento antireflectante y antisuciedad.

El precio tachado sin PVP representa el precio estándar de Mister Spex.