Usamos cookies por ofrecer el servicio el mejor posible. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas.

Alergias y lentillas: ¿es posible llevar lentillas durante la temporada de alergias?

Un molesto cosquilleo en la nariz, ojos lagrimosos o irritados, dolores de cabeza, dificultad para respirar, estornudos... ¡ha llegado la temporada de la fiebre del heno! En primavera, muchos usuarios de lentillas sufren de molestias oculares asociadas a diferentes alergias, como picores y enrojecimiento de los ojos. Pero la fiebre del heno no es el único fenómeno por el que se ven afectados muchos usuarios. Otros alérgicos reconocerán perfectamente estos síntomas y observarán que sus lentillas les ofrecen una comodidad menor de la usual, además de otra serie de molestias.


Especialmente durante la temporada del polen, a los usuarios de lentillas se les puede plantear la cuestión de si será mejor prescindir de sus lentillas o de cuáles son las lentillas adecuadas en caso de tener alguna alergia. Te alegrarás de saber que no tienes por qué prescindir de tus lentillas en primavera o, en general, cuando te fastidie alguna alergia. Consulta a tu óptico u oftalmólogo si podrías ser alérgico a alguno de los componentes de las lentillas o de sus productos de cuidado. Un manejo cuidadoso y la realización de controles periódicos son esenciales para que los usuarios afectados puedan seguir usando sus lentillas durante la temporada de alergias.



Índice



1. ¿A qué síntomas se enfrentan los usuarios de lentillas con alergias?

La fiebre del heno estacional y otras alergias (por ejemplo, a los ácaros del polvo) provocan una inflamación de la mucosa nasal, causando picores en los ojos y en la nariz. Aparte de la típica sensación de picor, los ojos comienzan a lagrimear y se enrojecen.



2. ¿Puedo llevar lentillas si tengo una alergia?

A muchos usuarios se les plantea la duda de si existen lentillas específicas para alérgicos o si pueden seguir usando sus lentillas habituales. En principio, puedes seguir usando las mismas lentillas, pero es de vital importancia que en esta temporada prestes una especial atención a un manejo cuidadoso y a una correcta higiene. Si tienes la posibilidad, te recomendamos que te dejes asesorar por tu óptico u oculista. Este profesional, aparte de examinar tus ojos y aconsejarte al respecto, además puede proporcionarte un colirio antialérgico que te ayudará a combatir los síntomas de la alergia. Para esto resulta muy importante tener en cuenta la gravedad de la alergia y de tus síntomas, que varían de un usuario a otro.



Consejo de nuestros ópticos: Si tus alergias te causan un malestar demasiado intenso, durante la temporada del polen podría ser recomendable que te pases a lentillas diarias para minimizar cualquier tipo de molestia.

Las lentillas diarias se desechan al final del día, por lo que será casi imposible que lleguen a acumularse grandes cantidades de alérgenos en su superficie, y al mismo tiempo evitan el contacto con sustancias desinfectantes y conservantes contenidas en los líquidos de cuidado de lentillas, que a su vez también podrían causar reacciones alérgicas.


6 consejos para llevar lentillas si tienes alergias

1. Limpieza minuciosa

Este consejo no se refiere solamente a las lentillas, sino también a tus manos y a tu cabello. Si usas lentillas diarias , este paso es sencillo, ya que al final del día simplemente se desechan. Cualquier otro tipo de lentillas deberá limpiarse con especial esmero durante esta temporada, ya que las partículas de polen se van acumulando en su superficie. Además, unas lentillas que no se limpien regularmente, en el peor de los casos pueden provocar una seria conjuntivitis.


Durante la temporada de la fiebre del heno, tiene mucho sentido recurrir a soluciones o sistemas de peróxido o a limpiadores enzimáticos, que garantizan una limpieza muy efectiva e intensiva y no dejan ningún rastro de impurezas.


De este modo, las partículas de polen ni siquiera llegarán a entrar en contacto con los ojos. También conviene tener en cuenta que nuestro cabello puede atrapar bastante polen a lo largo del día, y mientras dormimos lo deposita sobre nuestra almohada, desde donde puede llegar a los ojos. Para evitarnos sorpresas desagradables, podemos lavarnos el pelo cada noche antes de acostarnos hasta que acabe la temporada del polen.


2. Protección solar con gafas de sol

Tus ojos no lo tienen fácil durante la época del polen, así que es el momento de mimarlos un poco, simplemente poniéndote unas gafas de sol. Por un lado, los ojos irritados son más sensibles a la luz, así que es buena idea evitar un segundo factor que pueda afectarlos y, por otro, unas gafas también forman una buena barrera contra las partículas de polen. De todos modos, no olvides que estas también se adhieren a las gafas, así que no olvides limpiarlas regularmente.


3. Gotas para refrescar los ojos

A veces, es suficiente con aplicarse unas gotas lubricantes compatibles con lentillas para aliviar las molestias oculares causadas por la alergia. Así, con sólo un parpadeo puedes eliminar las partículas de polen para evitar que se adhieran a la lentilla.


4. Lentillas especiales y colirios antialérgicos

Es cierto que un colirio antialérgico es un alivio rápido y eficaz para ojos irritados, pero no se llevan demasiado bien con lentillas blandas, debido a que, en comparación con lentillas duras, estas tienen poros más grandes, en los que pueden acumularse los restos del colirio. Además, las lentillas pueden ablandarse, pudiendo desprenderse parte de su material. Esto puede derivar en una irritación de la córnea o la conjuntiva.


Es relativamente fácil evitar este problema si después de aplicar el colirio esperas unos 15-20 minutos antes de ponerte las lentillas , ya que después de un cuarto de hora habrá desaparecido cualquier rastro del colirio. Alternativamente, siempre puedes usar lentillas duras, que no presentan ningún problema de compatibilidad con estos líquidos, lo cual te facilitaría las cosas.


5. No frotarse los ojos

No te frotes los ojos, aunque la sensación de picor sea intensa. Frotándote los ojos no solo puedes dañar las lentillas, sino que irritarás aún más los ojos, especialmente si tienes partículas de polen o incluso bacterias en los dedos.


6. Y si todo falla, cámbiate a gafas graduadas

Si las molestias fueran demasiado intensas, por ejemplo, cuando la carga de polen sea muy alta, mejor ponte tus gafas graduadas y dales un merecido descanso a tus ojos. Y para estar seguro, consulta a tu óptico u oculista.



Consejo de nuestros ópticos: Cuando te adaptes unas lentillas nuevas en la óptica, también te preguntarán acerca de tus alergias. El profesional puede detectar indicios y síntomas de problemas oculares relacionados con alergias e indicarte los pasos necesarios.



4. En resumidas cuentas...

  • No te frotes los ojos
  • Cámbiate a lentillas diarias o reduce el tiempo de uso
  • Ponte tus gafas de sol
  • Limpieza intensiva de las lentillas
  • Emplea productos de cuidado e higiene libres de conservantes
  • Aplícate gotas lubricantes para ojos
  • Gafas graduadas, una buena alternativa durante la temporada del polen
  • Habla con tu oculista o con tu óptico

¿Te ha parecido útil esta información?


¿Tienes dudas?

Nuestros ópticos estarán encantados de ayudarte

Escríbenos: Línea gratuita:
servicio@misterspex.es 900 80 12 37

* Suma del precio regular de la montura y del precio de venta al público recomendado (P.V.P) del par de cristales orgánicos unifocales con tratamiento super antireflejante y extra resistente (índice de reducción: 1,5), con valores de corrección: Esf. +6.0/-6.0 dpt; Cil. +2.0/-2.0 dpt.

** Cristales orgánicos unifocales incluidos en el precio de la montura para una esfera comprendida entre –6,0 y +6,0 dpt. y un cilindro de entre –2,0 y +2,0 dpt. Los cristales son endurecidos e incluyen tratamiento antireflectante y antisuciedad.

El precio tachado sin PVP representa el precio estándar de Mister Spex.