Usamos cookies por ofrecer el servicio el mejor posible. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas.

No descuides tu visión: hazte revisiones periódicas de la vista

Nuestra capacidad visual casi siempre varía de forma paulatina y progresiva, de modo que es difícil darnos cuenta cuando empeora. Por ello, es recomendable hacerse una revisión de la vista cada año o cada dos años. En el caso de los niños y de personas mayores, con una frecuencia incluso mayor. Suele hablarse de una revisión ocular anual.


A continuación, hemos resumido los puntos más importantes relacionados con este tema.


Índice


1. ¿En qué intervalos se recomienda pasar un revisión de la vista?

Un empeoramiento repentino de la visión y cualquier tipo de dolencia en los ojos suponen causas para una visita obligada al oftalmólogo o a la óptica. Incluso si no presentas ninguno de estos síntomas, se recomienda una revisión ocular anual o bianual. Ya que nuestra capacidad visual suele deteriorarse progresivamente sin que nos demos cuenta de ello, síntomas como dolores de cabeza, cansancio y ojos irritados pueden ser indicativos de que se esté efectuando un cambio. Por ello, siempre es una buena idea pedir cita para una revisión de la vista. En el caso de los niños y las personas mayores, habrá que tener en cuenta lo siguiente::


Examen de la vista para niños

No dudes en llevar a tus hijos al oftalmólogo cuando sean muy pequeños. Los niños no conocen la diferencia entre una visión correcta y una alterada y por ello no tienen ningún motivo para expresar por sí mismos que están teniendo dificultades. Como norma general, puede decirse que los niños deberían someterse a un examen oftalmológico antes del tercer año de vida, con el fin de evitar que se produzca una deficiencia visual. Con una excepción: en el caso de que haya antecedentes familiares con problemas de visión graves, lleva a tu hijo al oftalmólogo a una edad de entre seis y doce meses. Además, es recomendable efectuar otra revisión ocular antes de que empiece a ir a la escuela.



Un consejo: : Conviene estar pendiente de los primeros síntomas que pueden ser indicativos de problemas visuales. Si tu hijo se queja frecuentemente de dolores de cabeza, tiene dificultades para escribir correctamente, sufre de problemas de concentración o expresa el deseo de sentarse siempre delante del todo en clase, cerca de la pizarra, esto podría indicar que tiene alguna deficiencia visual.


Los niños que ya están usando gafas deberían hacerse un control anual, ya que al encontrarse en fase de crecimiento su graduación puede cambiar rápidamente.

Examen de la vista para adultos

En las personas mayores, la graduación puede empeorar rápidamente. Por eso se recomienda la realización de una revisión anual. Además, a una edad avanzada aumenta la probabilidad de que se desarrollen enfermedades como cataratas o glaucomas.



2. ¿Por qué es importante realizarse un control periódico?

Hoy en día, la probabilidad de sufrir algún defecto visual es muy elevada, ya que apenas ofrecemos descanso a nuestros ojos: la televisión, los videojuegos, el móvil, el trabajo frente al ordenador, estudiar para el colegio o la universidad... Todo esto supone un esfuerzo considerable para nuestros ojos. El estrés, la falta de sueño y diversos agentes ambientales también pueden afectarlos negativamente, causando escozor o picor y alterando temporalmente nuestra capacidad visual.


El deterioro de la capacidad visual no suele aparecer de la noche a la mañana. Especialmente en el caso de la miopía y cuando se da una diferencia considerable en la graduación de ambos ojos, durante un tiempo es posible que el ojo «bueno» compense en cierta medida el defecto del otro. Pero esto no significa que ya no exista un defecto como tal. La única forma de saber si tenemos una deficiencia visual o no, es hacerse un examen de la agudeza visual.


3. ¿Acudir al oftalmólogo o a la óptica?

Tanto un médico oftalmólogo como un óptico/optometrista puede hacerte un examen de la vista. Es tu decisión a cuál de estos profesionales acudir para medir tu capacidad visual. Aún así, cada uno tiene sus puntos fuertes. A continuación, te damos algunas recomendaciones para que puedas tomar la mejor decisión según tus necesidades.

Oftalmólogo/Oculista

Si tienes molestias agudas o algún tipo de malestar concreto, como dolor, sensación de un cuerpo ajeno en el ojo, escozor, picor o enrojecimiento, siempre deberías acudir al oftalmólogo u oculista. También es posible que tus ojos estén irritados o enfermos sin que notes ningún síntoma. Si no solo quieres medir tu capacidad visual, sino también asegurarte de que la salud de tus ojos está intacta, lo mejor es que acudas a tu oftalmólogo. Normalmente, un examen de agudeza visual realizado por un oftalmólogo u oculista es un servicio cubierto por la seguridad social, ya que se trata de médicos especializados en oftalmología. Una desventaja pueden ser los periodos de espera relativamente largos para conseguir una cita.


Óptico/Optometrista

Si sospechas que tu graduación podría haber cambiado, pero no experimentas ningún síntoma o molestia en los ojos, puedes acudir a una óptica. Generalmente, en una óptica te atenderán enseguida sin necesidad de concertar una cita con demasiada antelación. Además, según los resultados del examen de agudeza visual, después no tienes que desplazarte a otro establecimiento para escoger unas gafas nuevas. El examen de la vista en una óptica no está cubierto por la seguridad social y no siempre es gratuito, aunque su precio suele descontarse del importe final de las gafas si las compras en el mismo establecimiento.



Atención: En cualquiera de los dos casos, no te olvides de informar al profesional que te atienda si tienes alguna enfermedad crónica o si tomas medicamentos regularmente, ya que esto podría afectar a tu capacidad visual y, por ende, al resultado del examen de la vista. Además, no tiene sentido hacer el examen de agudeza visual tras consumir drogas o alcohol.

Encuentra las gafas perfectas:

¿Te ha parecido útil esta información?


¿Tienes dudas?

Nuestros ópticos estarán encantados de ayudarte

Escríbenos: Línea gratuita:
servicio@misterspex.es 900 80 12 37

* Suma del precio regular de la montura y del precio de venta al público recomendado (P.V.P) del par de cristales orgánicos unifocales con tratamiento super antireflejante y extra resistente (índice de reducción: 1,5), con valores de corrección: Esf. +6.0/-6.0 dpt; Cil. +2.0/-2.0 dpt.

** Cristales orgánicos unifocales incluidos en el precio de la montura para una esfera comprendida entre –6,0 y +6,0 dpt. y un cilindro de entre –2,0 y +2,0 dpt. Los cristales son endurecidos e incluyen tratamiento antireflectante y antisuciedad.

El precio tachado sin PVP representa el precio estándar de Mister Spex.